Amelie

Otra vez.

Escrito por Amelie 22-05-2014 en Diario. Comentarios (0)

Vuelvo a caer en tus brazos, esos que tanto me gustan.

Una vez preguntaste por qué, qué cojones ves en mí, qué crees que puedo aportarte, aun sigo preguntándomelo si te soy sincera.

¿Punto débil? Puede ser, ¿te puede dejar tan marcada algo que no has llegado a conocer del todo? Ya te digo yo que sí, porque a veces lo que más marca son los recuerdos, incluso aquellos que creas tú mismo.

No sé.

Escrito por Amelie 10-04-2014 en Diario. Comentarios (0)

¿Y qué puedo hacer con mi vida? No creo que realmente necesite tener una pareja para poder vivir tranquila, es cierto que a mucha gente le pasa, que necesita a una persona al lado continuamente, yo pensaba que no pertenecía a ese grupo pero no sé, quizá me haya acostumbrado a tener a alguien a quien poder hablar o que me hable, a quien contarle lo que he hecho durante el día y que le sorprenda, le interese o simplemente le guste escucharme.

Cada día pienso en empezar una nueva historia con personas diferentes de mi alrededor, puede que el problema esté ahí, en que pienso en gente que ya conozco, y para una vez que conozco a alguien totalmente alejado de mi círculo, que me intriga y me interesa... alguien ya se había interesado primero.

Y así con  todo en la vida, nunca llego la primera.

En un momento.

Escrito por Amelie 08-04-2014 en Diario. Comentarios (0)

Cómo puede cambiar una situación de un momento para otro, estás con tus amigas en una discoteca, bailando y al instante estás en la calle bajo la lluvia, entre dos coches, contra una pared en una danza vertical con dos pies que sujetan dos cuerpos que se entrelazan.

Todo comienza con una mirada, son unos ojos conocidos que se clavan en los míos de una forma que nunca habían hecho antes, puro hielo. Penetra en mi tan hondo que un escalofrío recorre mi espina dorsal, intimidada bajo la mirada, sonrío y sigo bailando, pero esto no puede acabar tan fácilmente. Me ruborizo al recordar las cien veces que he pensado cómo esto podría llegar a suceder pero todas ellas sin creérmelo del todo.

De pronto alguien me tapa los ojos y yo busco, a ciegas, su mano con las mías, cuando la encuentro descubro una mano de hombre, palpo suavemente y noto unas pulseras bajo mis yemas, reconozco perfectamente esas muñecas y me quedo petrificada, a penas respiro, en ese momento me descubre los ojos y la mano baja hacia la cadera, me agarra firmemente y me gira, apenas me da tiempo a mirarle fijamente cuando sus labios se acercan a los míos.

Así es como comienza la cuenta atrás; mirada, sonrisa, boca, beso. Una vez estáis así de juntos ya no hay vuelta de hoja, estáis perdidos.


Qué pretendes

Escrito por Amelie 08-04-2014 en Diario. Comentarios (0)

Lo asumo, tiendo a alejar de mi lado a aquellas personas que se acercan de repente, sin motivo, sin una razón aparente. 

Normalmente esto me ayuda a no fiarme de las personas que acaban demostrando lo que yo pensaba, que no son dignas de confianza, pero otras veces, como hoy, sólo me sirve para eso, para alejar.

Lo único que quiero pensar es que esto no va a estropear lo que tenemos, no quiero alejarte del todo, quiero que te quedes ahí, que estés, pero no así, no de la forma que tú has intentado conseguir, por rencor, por miedo, por celos, por frustración... quién sabe, dudo que tú mismo lo sepas, dudo que te imagines lo que estas haciendo y la imagen que me he llevado, la que has dado.

No sé si has conseguido lo que querías.